Cuando el alemán literato se zambulle en un párrafo, ya no vuelves a verlo hasta que sale a flote al otro lado del Atlántico con su verbo en la boca.

Mark Twain

Sí, Mark Twain tenía razón: el alemán debe ser uno de los idiomas más complicados para aprender. Pero que eso no te desanime de visitar este destino.

Alemania tardó muchos siglos en ser lo que es hoy en día. Pasó de cientos de principados y ducados independientes a estar bajo el poder de imperios míticos. A padecer bajo las bombas de dos guerras mundiales a estar dividida por un muro durante más de 40 años.

Pero es toda esta historia fragmentada y compleja lo que hace que este sea uno de los países más interesantes de Europa.

Desde los secretos ocultos en el este, la cosmopolita Berlín y las ciudades cool del norte,  hasta las montañas y las tradiciones del sur o los pequeños pueblos de cuento del oeste: Alemania es muchos destinos dentro de uno solo.

Y por más que no sepas decir más que “ein Bier bitte”, Alemania entera es una gran travesía para descubrir de a poco.