Historia express: las vírgenes vestales

“No se nace mujer, se llega a hacerlo” dice la consigna principal de la teoría feminista quizás más famosa de nuestros tiempos. Esto no es nada que no podamos ver plasmado en la sociedad del siglo XXI. Sin embargo, estando en Roma conocí la historia de las vírgenes vestales. Y ahí se me ocurrió que la vida de estas mujeres bien podría haber servido de inspiración para Simone de Beauvoir.

Hoy en día poco queda de la imponente Casa de las Vestales, que tenía más de 80 habitaciones, en los Foros Romanos. Pero sus estatuas aún delimitan la entrada a este lugar marcado por la religión, la política y la naturaleza de la antigua sociedad del imperio.

virgenes vestales

¿Quiénes eran las vírgenes vestales?

La pura e inmaculada Vesta era la diosa del fuego y diosa protectora de Roma. Se dice que fue cortejada por Apolo y Neptuno pero prefirió permanecer pura y virgen. Los romanos creían que mientras que su fuego sagrado siguiera encendido, la ciudad y su civilización seguirían en pie.

Las vírgenes vestales eran un grupo de sacerdotisas cuya principal función era la de mantener vivo el fuego sagrado de Vesta. Al hacerlo, evitaban el mal presagio de que el fuego de la vida romana se extinguiera.

Por lo general las mujeres a cargo eran entre dos y seis, dependiendo del emperador en el poder. La elección se hacía entre niñas entre seis y diez años, que debían estar en perfecta condición física. Las vestales contaban con un status social privilegiado y eran veneradas por los ciudadanos romanos.

Pero sus poderes y privilegios venían con un alto costo. La tarea de cuidar el fuego sagrado era en turnos, y la virgen que dejara que la llama se apagara era castigada a latigazos.

Pero aún peor era el castigo por romper sus votos de castidad. Las vestales debían comprometerse a mantener su virginidad durante los treinta años que durara su puesto, ya que se consideraba que estaban casadas con la ciudad de Roma. Dado que matar a una vestal estaba prohibido, aquella virgen que cometiera “adulterio” era enterrada viva.

virgenes vestales

El segundo sexo

La vida de estas mujeres estaba marcada por una contradicción gigante.

En su vida cotidiana, las vestales estaban rodeadas de lujo en su palacio y su posición les permitía ejercer influencia en los ámbitos políticos y religiosos. Esto era algo completamente inalcanzable para la mayoría de las mujeres de esa época. Sin embargo, su vida seguía principalmente relegada a sus responsabilidades en la protección del fuego sagrado y el cumplimiento de sus votos de castidad.

Puede que estas mujeres hayan llevado el destino de Roma en sus manos, pero lamentablemente el suyo seguía estando determinado por la decisión de los hombres.

virgenes vestales

¿Dónde está el Templo de Vesta y la Casa de las Vestales?

El Templo de Vesta se encuentra al sur de la Vía Sacra, delante de la Regia, en el extremo oriental del Foro Romano.

El rasgo más reconocible del templo es su planta circular y sus columnas de estilo griego. Se cree que el tejado probablemente tenía un agujero en lo alto para permitir que saliera el humo del fuego.

La Casa de las Vestales se encuentra a pocos paso del Templo. La mayor parte está en ruinas, pero es fácil reconocerla por las estatuas de las vírgenes en la entrada.

Información práctica

Ubicación: Foro Romano, Via della Salara Vecchia, entrando por la Via dei Fiori Imperiali.

Transporte: la parada Colosseo de la línea B (azul) es la más cercana. Si andás en tranvía o bus, podés ir hasta Piazza Venezia y caminar desde ahí.

Horario: Todos los días desde las 8:30 hasta una hora antes de la puesta de sol.

Precio: entrada combinada (sirve también para el Coliseo y el Palatino) de €12. Descuentos para jóvenes y mayores de 65 años pertenecientes a la UE.


¿Te gusta esta publicación de “Mujeres: las vírgenes vestales”? ¡Guardala en Pinterest!

virgenes vestales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *