Consejos para ahorrar en vuelos

Junto con el alojamiento, los vuelos son el gran gasto al momento de viajar.

Hace 20 años, cuando la única posibilidad era ir con un agente de viajes para reservar vuelos, los precios solían ser altísimos y las posibilidades, acotadas. Hoy en día, con la cantidad de aplicaciones que existen y el acceso a promociones y descuentos en línea, ¡ya no hay excusa para decir que volar es caro!

Acá en el antitour te contamos nuestros secretos para volar barato:

1 – Flexibilidad

vuelos post_1
Bajo el sol de Sicilia

Al igual que con el alojamiento, la flexibilidad es la gran clave para viajar barato. A continuación, consejos a tener en cuenta al momento de comprar tus vuelos…

  • Evitá la temporada alta y las fiestas

    Sabemos que esto parece un dato obvio, pero lamentablemente la gente piensa que solo se puede viajar a Europa en pleno verano, por ejemplo. No solo vas a pagar un enorme sobreprecio por un pasaje (y por casi todo lo que compres) sino que junio/julio/agosto deben ser de los peores para conocer este continente: colas largas, turistas en todos lados, calor sofocante…
    Viajar en los meses “medios” (marzo/abril/mayo o septiembre/octubre/noviembre en el caso de Europa) e incluso en temporada baja suelen ser excelentes opciones con muchos mejores precios.
    Ni hablar de viajar una semana antes de las fiestas: ¡robo a mano armada! Aunque, si estás dispuesto a pasar una Navidad o Año Nuevo distintos arriba de un avión, es probable que encuentres buenos precios para esos días…

  • Estirá o acortá tu viaje

    Mantener fechas flexibles para volar es de lo más importante para encontrar buenos precios. Considerá siempre unos 3 días de más y de menos en tus fechas y compará los precios entre sí: ¡es muy probable que te sorprendas con tarifas muy diferentes!

  • Ajustá el horario de tu vuelo

    Si no podés cambiar la fecha de tu vuelo, considerá “jugar” con el horario. La mayoría de las veces, los vuelos que salen muy temprano por la mañana o muy tarde por la noche suelen ser más baratos. Por supuesto, tené en cuenta si vas a tener tiempo de dormir en el vuelo o descansar al llegar, ya que tampoco vale la pena llegar cansadísimo a un lugar en el que vas a estar solo dos días, por ejemplo.

2 – Alternativas

vuelos post_2
Recuerdos de Roma

Segunda clave al momento de elegir vuelos: considerar alternativas que quizás no tenías en mente desde el principio, pero que pueden hacer una gran diferencia en el precio.

  • Buscá los aeropuertos cercanos

    No te acotés al aeropuerto principal de una ciudad: tené en cuenta los aeropuertos cercanos al destino al que querés ir. Por ejemplo, muchos lugares tienen aeropuertos adonde vuelan aerolíneas low cost que son una gran alternativa, o incluso buenas (y baratas) conexiones por bus o tren con ciudades cercanas. Por ejemplo, si querés ir a Florencia, considerá volar a Pisa o Bologna (¡y de paso las podés conocer!) y tomarte un tren desde ahí.

  • Volá adonde haya promociones

    En lugar de elegir un destino y pasarte semanas (e incluso meses) buscando vuelos baratos, ¡considerá volar adonde ya haya promociones!
    Los motores de búsqueda actuales suelen tener herramientas que te permiten elegir la ciudad desde volás y así encontrar vuelos baratos a cualquier lugar del mundo desde ahí. Una excelente opción si tenés ganás de viajar pero no estás muy inspirado o convencido del todo con alguna opción: ¡un vuelo barato puede ser lo que te haga falta para dar el último paso!

  • Usá diferentes aerolíneas

    En algunos casos ir con una aerolínea y volver con otra puede ser conveniente. Por ejemplo, podés volar con British Airways de ida y volver con KLM, y terminar pagando menos con una buena combinación de fechas y horarios que te convenga.
    Obviamente, en este caso hay que tener en cuenta que el transporte desde y hacia aeropuertos diferentes puede ser más costoso (en el caso que compres boletos de bus o tren que tengan descuentos al comprar ida y vuelta al mismo tiempo) y que al comprar dos vuelos por separado vamos a estar también pagando dos tasas de reserva distintas, por lo que es importante hacer bien las cuentas antes de ir con esta opción.

3 – Elección del momento oportuno

vuelos post_3
El cielo sobre el Royal Pavilion en Brighton, Inglaterra

El timing es otro de los factores que entran en acción al comprar un vuelo. Hay muchas teorías y leyendas urbanas, así que acá te resumimos las 3 cosas a las que tenés que prestar atención:

  • Comenzá a buscar lo antes posible

    Las aerolíneas por lo general publican sus vuelos unos 11 meses antes, por lo que una vez que conozcas tu destino es aconsejable empezar a buscar y chequear precios al menos una vez a la semana.
    Los precios cambian constatemente debido a muchos factores variados, por lo que lo ideal es que tengas un precio en mente que estás dispuesto a pagar y comprar una vez que lo encuentres y que estés comodo con el itinerario disponible.
    Siempre suele haber promociones de último minuto que pueden que terminen estando a un mejor precio, pero esas opciones suelen ser limitadas y por lo general no vale la pena arriesgar un viaje que tenés planeado por una pequeña diferencia que no está garantizada.

  • Elegí el momento en el cual comprar

    No existe una regla de oro para esto, pero la teoría más fuerte dice que para los vuelos de cabotaje o nacionales lo mejor es comprar con unas 7 semanas de anticipación, y unas 11 o 12 para los vuelos internacionales. Por supuesto se pueden encontrar promociones en cualquier momento, y la clave está en chequear precios regularmente hasta encontrar algo que nos convenza.

  • Considerá el día de la semana en el cual volar

    Si bien se cree que la teoría que dice que comprar tus vuelos un martes o miércoles es más barato no es más que un mito, sí es cierto que los días en los que vueles tienen un gran impacto en el precio final.
    Se suele decir que los mejores precios se consiguen volando un martes, miércoles o sábado. Estos son los días que suelen tener menos pasajeros por negocios, lo que significa más disponibilidad y, por lo tanto, boletos más baratos.
    Los viernes y los domingos son por lo general los días más caros para viajar.
    Una buena opción sugerida es volar de un sábado a un lunes para vuelos domésticos y de un martes a un miércoles para vuelos internacionales.

4 – Métodos de pago

vuelos post_4
Sonríe, ¡estás en Mallorca!

Las formas de pago son un gran truco que usan las aerolíneas y los motores de búsqueda para que paguemos un poco extra, ¡así que atentos a estos datos!

  • Evitá las tarifas adicionales

    Hoy en día las aerolíneas cobran por casi todo lo que lleves, así que si tenés más de 2 valijas en un vuelo de larga distancia esperá pagar un poco (mucho) más.
    En cuanto a las aerolíneas low cost se refiere, actualmente la mayoría permite una valija de mano o también llamado equipaje de abordo y una pequeña mochila/cartera extra que tenés que llevar abajo del asiento.
    OJO que algunas low cost solo permiten la primera de estas dos, y por cualquier otra cosa que lleves (incluso si es pequeña) vas a tener que pagar…
    Si tenés que si o si despachar equipaje, hacelo siempre en línea antes de tu vuelo, ya que suele ser muchísimo más barato que hacerlo el día del viaje en el aeropuerto.

  • Identificá el método de pago más barato

    Dependiendo de donde compres tu pasaje, los métodos de pago varían, así como también las comisiones adicionales.
    Usar una tarjeta de crédito suele ser conveniente si tenemos la opción de pagar en cuotas, pero hay que tener cuidado con esto ya que muchas aerolíneas suelen cobrar un porcentaje por usarlas, lo que hace que el débito sea a veces una mejor opción.

  • Averigua cuáles son las políticas de cancelación

    Esto no suele servir para vuelos baratos y cortos, pero si vas a hacer uno de larga distancia en el cual inviertas una buena cantidad de dinero, siempre es útil saber cuál es la política de cancelación y si el billete es reembolsable en casos de fuerza mayor.

5 – Pequeños trucos

img_9562_1
Reflejos en Berlín

Como todo, siempre existen pequeños “trucos” que pueden ayudarte a encontrar buenas tarifas al momento de comprar vuelos. Te contamos nuestros favoritos:

  • Anotate para recibir notificaciones por correo electrónico

    No siempre es fácil encontrar buenos precios, y a menos que tengas ganas de estar buscando las 24 horas del día, los 7 días a la semana, anotarte para recibir notificaciones es una excelente idea. De esta manera, los proveedores te contactan cuando haya promociones o cuando el itinerario que estás buscando baje de precio.

    En Skyscanner (nuestro buscador favorito), por ejemplo, esta opción aparece ni bien ingresas el itinerario que estás buscando. Lo único que tenés que hacer es ingresar tu mail en el formulario debajo y ellos te contactan cuando el vuelo cambie de precio:

  • Borrá tu historial/cookies

    Un viejo clásico. Como se sabe, algunos sitios web almacenan tu historial de búsqueda y aumentan el precio de los vuelos que estás buscando, para que cuando vuelvas una segunda vez a comprarlos con más decisión te encuentres con precios más altos.
    La manera de evitar esto es borrar tu historial de búsqueda y las cookies, o abrir una búsqueda nueva en una ventana de incógnito.

  • Andá directo a las aerolíneas

    Una vez que encuentres el vuelo que estás buscando en algún buscador (repetimos, nuestro favorito es Skyscanner, pero hay otros muy buenos también como Kayak, Momondo o incluso Google Flights) vas a ver que tenés varias opciones de dónde comprarlo. De todas estas opciones vas a encontrar que el precio más bajo suele ser directamente con las aerolíneas ya que, a diferencia de los proveedores o agentes de viaje, no necesitan agregarle una comisión extra al total. Ojo que los métodos de pago puede que sean más limitados, pero como regla general siempre vale la pena chequear los sitios oficiales de la aerolínea para comparar.

Ahora si, ya podés empezar a pensar en tu próximo viaje y tener en cuenta estos consejos a la hora de comprar tu boleto. ¡Buen viaje!