Otras ciudades: Qué hacer en Palermo

Ubicada en un punto de encuentro entre Europa, África y Asia, Palermo ha obtenido su  particular carácter de cada uno de estos continentes. Un lugar donde podés ver esculturas renacentistas, cúpulas árabes, castillos normandos y mosaicos bizantinos en cuestión de un par de cuadras. Es así que una lista de cosas que hacer en Palermo no es fácil de resumir.

Palermo es, ante todo, una ciudad de colores y olores. Palmeras verdes contra el cielo turquesa, vegetales brillantes en los estantes de los mercados. El aroma de las frituras y las panaderías inundan las pequeñas callecitas oscuras y de balcones maltrechos.

Aviso: este artículo cuenta con enlaces de afiliados.*

Más de 1 millón de personas viven en la capital siciliana, pero a la hora de la siesta Palermo aparece desierta. Una ciudad con el ritmo de un pueblo. Eso es Palermo.

En nuestra opinión, una de las paradas obligatorias del sur de Italia. Y acá van nuestras razones para justificarlo con las mejores cosas que hacer en Palermo.

Hospedaje

Para asegurarnos buenas opciones de hospedaje a un buen precio, usamos Booking.com. Booking es uno de los sitios con los mejores precios para alojamiento.

Además, te ofrece la posibilidad de cancelar tu reserva sin cargo en la mayoría de los casos, ¡lo cual es ideal si todavía no tenés bien definido tu viaje!

Si querés empezar a planear tu viaje para seguir esta lista de cosas que hacer en Palermo, podés ir buscando las mejores opciones de alojamiento para Palermo haciendo clic acá.

¿Barrios recomendados? ¡La Kalsa es definitivamente nuestro favorito!

1 – Probá la comida callejera

Máximo de calorías al precio mínimo. Y rica, muy rica. Los palermitanos suelen liderar los ránkings culinarios en esta categoría, y con razón.

Una lista de los mejores:

  • sfincione = típica pizza siciliana, bien alta y aceitosa, nada que ver con la pizza romana. Suele ser cuadrada en vez de redonda, y por lo general viene con salsa de tomate, cebolla, anchoas y algún queso fuerte como caciocavallo.
  • arancine = bolas de arroz empanadas y fritas con algún relleno adentro. El más común es el arancino de ragú (tuco de carne) pero también hay de muchísimas otra cosas.
  • panelle: frituras de harina de garbanzo que se suelen comer entre dos panes para formar el típico pan e panelle palermitano. Un toque de carbohidratos, sí.
  • crocché: croquetas de papa, claro: fritas. Por lo general llevan algún condimento como menta o perejil.

Y para los más aventurados: pani ca meusa. Esto es un sándwich de pan de salvado relleno con trozos de bazo y pulmón de ternera. Se puede pedir la versión schietta (soltera, sin nada extra) o maritata (casada, con un poco de queso para bajar el sabor intenso del bazo). Como me quiero hacer la aventurera por supuesto que lo probé cuando estuve en Palermo. Y por supuesto que no lo pude terminar del asco que me dio. Pero ya dicen que de gustos…

Información práctica

Está lleno de lugares para comer cualquiera de estas cosas en toda la ciudad. Pero te recomendamos que pruebes:

Antica Focacceria San Francesco: una de las más antiguas de Palermo, con opciones de menú si querés comer algo más elaborado. Via Alessandro Paternostro, 58.

Rocky Basile: el “rey” del pani ca meusa. Tiene un puesto móvil que está en el Mercato de la Vucciria (Piazza Caracciolo), Corso Vittorio Emanuele.

Nni Franco u’ Vastiddaru: el favorito del barrio La Kalsa. Todas estas opciones, a un precio muy moderado y con mesas para sentarte en la plaza de al lado. Corso Vittorio Emanuele, 102

Foto de mat’s eye, Flickr [editada]. Licencia CC by 2.0

2 – Maravilláte con la arquitectura

La historia de Palermo está marcada por invasiones, religiones y guerras. La posición estratégica de la ciudad le ha dejado vestigios de cultura romana, griega, normanda, francesa, española, árabe, entre tantas otras. Estas civilizaciones han tenido un impacto en el lenguaje, el arte y la arquitectura de la ciudad.

Es por esto una de las mejores cosas que hacer en Palermo es admirar los edificios que cuentan parte de esa historia. Algunos de los lugares que podés ver en Palermo para no tener idea de si estás en Europa, Asia o África son:

  • Capella Palatina: una mezcla opulenta de barroco, árabe y normando y la expresión máxima de la complejidad cultural de esta ciudad.
  • La Martorana o Santa Maria dell Ammiraglio: una iglesia que es el fruto de una multiplicidad de estilos. Originalmente diseñada con influencias griegas y árabes, paso luego a mano del convento de las martoranas. Estas monjas son famosas por sus creaciones en mazapán, tanto que actualmente la frutta di martorana es una delicia siciliana. Las martoranas demolieron gran parte de la arquitectura bizantina de la iglesia y agregaron los rastros barrocos que se ven hoy en día.
  • Piazza Pretoria: rodeada de imponentes edificios, esta plaza cuenta con una fuente rodeada de varias estatuas renacentistas de ninfas, tritones y dioses. La desnudez de las figuras fue demasiado para algunos sicilianos que le dieron el pacato nombre de “Fuente de la Vergüenza”.
  • Teatro Massimo: famoso por ser la locación de la escena culminante de El Padrino III (sí, la peor de todas). Se trata del teatro de Ópera más grande de Italia y el segundo más grande de Europa. Con un estilo arquitectónico típico del neoclásico, su construcción llevó más de 20 años. El tour que te lleva adentro es carísimo y cortísimo (nos dieron una vueltita y en 15 minutos nos sacaron). Así que no lo recomiendo para nada, pero sí pasen a ver el exterior.

que hacer en palermo

3 – Explorá los mercados

Cada uno con sus particularidades, todos con el mismo encanto. Los mercados de Palermo son el lugar para estar durante el día. Y la noche: cuando los puestos cierran y los bares abren.

Hábitat natural de los palermitanos, son una mezcla de sonidos (mayormente gritos), colores y olores.

  • Il Capo: quizás el más pintoresco y visitado de todos. Tiene largas secciones de venta de telas y alfombras que hacen que parezca metido en una especie de mercado marroquí. Il Capo es un lugar ideal para comprar comida al paso, pescado y aceitunas.
  • Ballaró: principalmente un mercado de comida, ideal para conseguir buenos vegetales y quesos frescos. También tiene secciones de ropa y cosas para la casa. En fin, la Biblia y el calefón tan típicas de esta ciudad.
  • La Vucciria: nuestro favorito. Aunque no es tan pintoresco como los otros dos tiene muchísima personalidad. Aparte del “quilombo” diurno, este es uno de los lugares más concurridos de noche, con un bar al lado del otro.

Foto de Juan Antonio Segal, Flickr [editada]. Licencia CC by 2.0

Mapa con todos los puntos de esta lista de cosas que hacer en Palermo:


¿Te gusta esta publicación de “Qué hacer en Palermo”? ¡Guardala en Pinterest!

que hacer en palermo


*Al adquirir alguno de los productos o servicios recomendados a través de los enlaces publicados, se genera una pequeña comisión para nosotros. Esto no representa un costo adicional o un precio diferente para vos.

Todas las recomendaciones son de productos o servicios que personalmente hemos utilizado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *