Consejos para organizar tu viaje

Organizar un viaje puede ser una cosa muy estresante y demandante. Pero también es el momento para empezar a disfrutar de tu viaje. Porque por más que todavía no te hayas subido al avión, un viaje se empieza a vivir desde el momento en que lo organizás.

¡Acá te pasamos una guía paso a paso para que puedas armar tu viaje ideal!

1 – Elegí tu destino

Probablemente esto es lo que ya tengas en mente, pero siempre vale la pena hacerse ciertas preguntas antes de embarcarse en un viaje:

  • ¿Cuánto tiempo tengo? = no es lo mismo tener 5 o 6 días para recorrer una ciudad que para conocer 3 o 4. Por más que quieras conocer un montón de lugares (¿quién no?) no vale la pena hacer todo a las apuradas. Tratá de ser realista y tener en cuenta los tiempos de viaje, la necesidad de descansar, etc.
  • ¿Qué tipo de viaje quiero hacer? = ¿Tenés ganas de descansar? ¿Querés ir de fiesta? ¿Tenés ganas de aprender sobre la historia y la cultura del lugar? ¿Querés probar algún deporte o actividad nuevos? ¿Te interesa ir de compras? Tené en cuenta estos factores al momento de elegir el destino de tu viaje.
  • ¿Con quién voy a viajar? = no es lo mismo viajar en pareja que con amigos o con tu familia. Tené en cuenta que el destino que estés considerando tiene que ser algo que todos disfruten.
  • ¿Cuánta plata tengo? = factor casi esencial al momento de elegir unas vacaciones. No es lo mismo ir con un presupuesto limitado al sudeste asiático que a Nueva York. De nuevo: planeá realisticamente y pensá en cuánto vas a necesitar para hacer todo lo que tengas ganas.
  • ¿Cuándo quiero ir? = tené en cuenta los precios y la disponibilidad según la temporada. El clima va a ser el factor determinante en esta cuestión: evitá los climas extremos que no te permitan hacer demasiado (ya sea nieve hasta la rodilla o la temporada de huracanes).

2 – Visas

Una vez que te decidas por un lugar, chequeá tu pasaporte: ¿qué necesitás para poder viajar ahí? Por ejemplo, con un pasaporte argentino no vas a tener problema para viajar libremente por el Mercosur, así como un pasaporte de la UE te permite recorrer Europa a tu propio ritmo.

Si necesitás una visa, averiguá cuáles son los requisitos y qué papeles tenés que presentar para obtenerla. Aseguráte de tener un pasaporte válido por bastante tiempo (esto suele ser necesario para la mayoría de las visas) y renovalo si es necesario. Es súper importante planificar todo esto con tiempo para evitar retrasos en tu viaje.

El imponente Arco de Triunfo de noche

3 – Reservá pasajes

Una vez que te decidas por un lugar y tengas asegurado que podés viajar ahí con tu pasaporte, empezá a averiguar cómo es la mejor manera de llegar y reservá tus pasajes.

Podés hacerlo a través de una agencia de viajes, pero en nuestra experiencia siempre es mucho mejor invertir un poco de tiempo y hacerlo vos mismo. No es algo complicado y al final del viaje va a representar un gran ahorro.

Hacé clic acá para leer nuestros consejos para ahorrar en vuelos.

4 – Reservá hospedaje

Siguiente punto: ¿dónde dormir?

En nuestra opinión las mejores páginas para encontrar hospedaje son Booking.com (si buscás un hotel), Airbnb (nuestro favorito, para alquilar departamentos o habitaciones) y Hostelworld.com (para buscar hostels).

Las páginas de housesitting, voluntariado o Couchsurfing son una excelente opción si tenés un presupuesto limitado y querés viajar de una manera diferente.

Hacé clic acá para leer nuestros consejos para ahorrar en hospedaje.

5 – Transporte

¿Cómo vas a llegar al aeropuerto? ¿Cómo vas a ir al hotel una vez que llegués al aeropuerto de destino?

Muchos aeropuertos suelen tener servicios de transporte público para llegar a la ciudad: averiguá qué opciones están disponibles y cómo podés comprar los boletos (¿Vas a necesitar efectivo en moneda local o se puede pagar con crédito? ¿Hay boleterías o máquinas?). Aprendé dos o tres frases básicas en el idioma local para asegurarte de pedir ayuda en caso de necesitarla.

Si vas a quedarte en una ciudad, ¿hay algún pase de transporte que te permita ahorrar plata? En Londres, por ejemplo, podés sacar una Oyster de visitante que te va a salir mucho más barata que pagar por boletos individuales.

Si vás a viajar entre ciudades, ¿tenés trenes o buses que te lleven? ¿qué horarios tienen? La mejor página para averiguar esto es Rome2Rio.com: simplemente ingresá de donde salís y adonde querés llegar para obtener una lista completa de opciones y precios.

Si vas a ir a algún lugar alejado, la mejor opción suele ser alquilar un auto. Buscá comparadores de precio en línea para ver qué te conviene. Asegurate de que el precio incluya un seguro completo para evitar gastos extras en caso de tener algún problema con el auto y tratá siempre de reservarlo con antelación por medio de la web ya que alquilarlo el día que llegues siempre va a ser mucho más caro.

Minimalismo en el metro de Praga

6 – Cosas para ver

Ahora sí, con todo reservado podés empezar a pensar en qué hacer. Hace una lista de cosas que te interesen:

  • cosas para hacer gratis
  • itinerarios
  • museos y monumentos históricos
  • parques

Tené en cuenta que en temporada alta (e incluso en la baja) puede que muchos lugares tengan un límite de reservas. Es por eso que si querés subir a la torre Eiffel, visitar la casa de Anna Frank o entrar a La Sagrada Familia, tengas en cuenta comprar tus entradas de antemano.

Armá un borrador de qué cosas ver por día: no es necesario que después cumplas con la lista paso a paso, pero por lo menos te va a dar una idea realista de cuánto vas a poder hacer durante tu viaje para poder reconsiderar o cambiar tu plan original.

Lee blogs, consultá guías (nada como una Lonely Planet), preguntale a amigos que ya hayan ido, usá Wikipedia, Pinterest, Instagram, Facebook y cualquier otro recurso que encuentres para informarte lo más posible de donde vas a ir. Averiguá sobre la historia y las costumbres del lugar, ¡y después dejate sorprender por lo que vayas aprendiendo en el camino!

7 – Lugares para comer

¿Qué es París sin un crepe? ¿O Colombia sin una arepa? Averiguá cuáles son las comidas típicas del lugar y asegurate de probarlas.

Informáte de los mejores lugares para comer e intentá evitar las “trampas turísticas”: lo ideal acá es guiarte por los consejos de los locales. Buscá blogs y páginas de gente del lugar para encontrar consejos de dónde probar los mejores platos.

Aplicaciones como Local Guides de Google, Foursquare o Yelp te pueden ayudar a encontrar los mejores restaurantes, bares y puestos de comida de una ciudad.

Mar y sol en Mallorca

8 – Mapas

Una vez que tengas una lista de lo que querés ver, dónde te vas a hospedar y dónde querés comer lo mejor es plasmarlo en un mapa.

Familiarizate con el barrio en el que te vas a hospedar, fijate qué cosas hay cerca (supermercados, cajeros automáticos, paradas de metro) y revisá tus planes si es necesario.

My Google Maps es la herramienta ideal para hacer esto: esto es un mapa de Google a tu gusto y medida, donde podés agregar tus puntos de interés e incluso descargar mapas de otros usuarios que te interesen.

9 – Copias

Hacé copias de todos tus documentos más importantes antes de salir. Pensá que todo lo que llevás encima es muy fácil de perder y nada peor que no tener referencia alguna de una reserva, boleto o, peor aún, tu propio pasaporte.

Guardá las copias en una parte separada a los documentos reales para tenerlos a mano en caso de una emergencia. Siempre que sea posible, es mejor dejar los originales en el hotel o departamento (siempre que sea seguro) y salir solo con copias por si los perdés o te los roban.

Hace copias de:

  • pasaportes
  • visas
  • boletos de avión/bus/tren
  • itinerarios
  • reservas de hospedaje
  • tarjetas
  • licencias de conducir
  • reservas de autos/tours
  • entradas a museos/atracciones

Asegurate también de guardar copias de todo lo que puedas en tu cuenta de correo electrónico. De esta manera tenés un respaldo más en caso de perder algún papel. Hoy en día varias aplicaciones (Google Trips, por ejemplo) registran tu cuenta de correo y hacen una copia de respaldo centralizada de tu viaje para que tengas todo en un solo lugar.

Lejos de casa en Bratislava

10 – Vacunas

¿Vas a viajar a algún país con riesgos sanitarios? Aseguráte de visitar a tu médico al menos dos meses antes de tu viaje (algunas vacunas tardan varias semanas en “activarse” en tu cuerpo).

Tratá de conseguir algún registro oficial que declare qué vacunas tenés, y en el caso de la fiebre amarilla pedí siempre tu certificado ya que es obligatorio tenerlo para entrar a varios países del mundo.

11 – Teléfonos y acceso a internet

Hoy en día sería casi imposible pensar en un viaje sin un teléfono o acceso a internet. Por más que la idea sea desconectarnos y no estar tan pendientes de los mails o las redes sociales, no podemos negar la importancia de internet en caso de perdernos o en una emergencia.

Lo más práctico es tener entonces un teléfono “liberado” o desbloqueado que nos permita usar una SIM del lugar adonde vamos: simplemente basta con acercarse a un local de telefonía móvil al llegar y comprar una tarjeta.

Como alternativa, podemos llevar el teléfono para usar wifi libre: muchos aeropuertos, trenes y buses hoy en día suelen tener conexión gratuita.

Para conectar nuestras laptops, por lo general también usamos wifi o el sistema de hotspot si tenemos un plan de datos ilimitado en el teléfono.

Estación de tren en Cinque Terre

12 – Dinero

Pregunta esencial antes de viajar: ¿cómo llevo la plata? ¿Efectivo o tarjeta? Nuestro consejo es: los dos.

Tener efectivo a mano (especialmente de baja denominación) siempre es práctico. Por más que las tarjetas dominen gran parte del mercado hoy en día, lo cierto es que en algunos lugares el efectivo es la única manera de pagar.

Pero ojo: tampoco cambies toda tu plata enseguida. Las casas de cambio y bancos suelen cobrar altas tasas de cambio por lo que tampoco te conviene llevar todo puramente en efectivo.

Lo mejor es guardar una parte en una cuenta de ahorros y usar una tarjeta de débito. Es súper importante de que te asegures de usar una tarjeta que no cobre comisiones por transacciones en el exterior, ya que esto va a sumar en gran parte a tus gastos. Si esto no es posible, averiguá en los bancos de tu país cuál es la que ofrece las mejores tasas.

El resto de la plata guardála para pagar la tarjeta de crédito: muchas veces estas tienen más beneficios y menos tasas por transacción que las de débito por lo que también está bueno usarlas si es conveniente.

En conclusión: plata dividida por tres (efectivo, débito y crédito) para que puedas analizar cuál es la opción que más te conviene al momento de gastar.

En el caso de las tarjetas, aseguráte de tener activo tu sistema de online banking para poder consultar tu balance por internet y de avisarle al banco que vas a viajar para que activen el uso en el exterior de ser necesario. Acordate también que para las tarjetas con chip (que han reemplazado las de banda que se usaban antes) necesitás pedir el PIN de 4 dígitos para poder usarlas.

13 – Seguro médico

Punto obligatorio del viaje. Un seguro médico no solo te sirve por si te enfermás o lastimás durante el viaje, sino que también te brinda ayuda en caso de que se pierda tu equipaje o tu pasaporte, necesites cancelar o posponer tu viaje inesperadamente, o de que haya una catástrofe natural en el lugar al que viajes, entre otras cosas.

Hay varias prestadoras y tipos de seguro por lo que mejor es analizar bien qué es lo que necesitás. Por supuesto cuánto más tiempo y más lugares visites, mayor será el precio que pagues. Otros factores que aumentan el costo de tu seguro es si vas a hacer deportes extremos o trabajos de voluntariado manual.

Para saber bien qué necesitás y cuál es el seguro que más se amolda a tu estilo de viaje buscá algún comparador online para ver diferentes opciones y elegir lo que más te convenga (y convezca).

Estatuas nocturnas en Viena

14 – Equipaje

Tengo que admitirlo, este es mi momento “menos favorito” a la hora de armar un viaje. Empacar poco y liviano es algo que es difícil para dos acumuladores compulsivos como nosotros, pero no es algo imposible.

Lo mejor es pensar que cualquier cosa que no lleves probablemente puedas comprarla donde vayas, por lo que nada es completamente esencial.

Trata de armar conjuntos de ropa que puedas usar por día (hasta que tengas acceso a una lavadora) e intentá llevar colores neutrales y versátiles que puedas combinar fácilmente entre sí.

Pensá en el clima del lugar al que vas y en las actividades que vas a hacer. También tené en cuenta el alojamiento: si vas a estar en un departamento de Airbnb o en un hotel lo más probable es que no necesites llevar toallas, por ejemplo.

Esencial: llevá siempre una muda de ropa en tu equipaje de mano en caso de que se pierda tu equipaje despachado y asegurate de tener tu dispositivos móviles cargados antes de salir (¡no te olvides los adaptadores de electricidad!).

Para evitar olvidarte de algo, bajate alguna aplicación con listas de equipaje. PackPoint te permite personalizar tus preferencias de viaje para que tengas una lista a tu medida de lo que tenés que llevar.

Hacé clic acá para leer nuestros consejos sobre equipaje.

15 – Aplicaciones móviles

Ventajas de la era digital: casi todo lo que está en esta lista se soluciona con unas simples aplicaciones en tu teléfono.

Desde consejos de viaje hasta listas de equipaje, pasando por reservas de vuelos y hoteles y guías turísticas. Todo al alcance de un clic.

Hacé clic acá para leer nuestros consejos sobre aplicaciones móviles.

Fotos en los Alpes

16 – Check-in online

Ya no más eso de andar corriendo en el aeropuerto: por suerte se ha inventado el check-in online. De esta manera, un día antes de tu viaje ya podés ingresar tus datos en línea y asegurarte un asiento en el avión (porque las aerolíneas sobrevenden los vuelos, claro que sí).

De esta manera, podés llegar con menos anticipación al aeropuerto (igualmente asegurate estar al menos dos horas antes) y solo pasar por el escritorio a despachar tu valija (si es que necesitás hacerlo).

Tené presente que con algunas aerolíneas la opción de check-in online es cuasiobligatoria: RyanAir por ejemplo, te cobra un extra si no hacés el check-in online antes de volar.

17 – Antes de irte de casa

Ahora que tenés todo el viaje preparado, tenés que pensar en lo que dejás durante esos días:

  • ¿Tenés a alguien que te riegue las plantas?
  • ¿Le avisaste a tus amigos y familia que no vas a estar?
  • ¿Ya sabés quién va a cuidar a tus mascotas (¡housesitting de vuelta al rescate!)?
  • ¿Necesitás que alguien que te vaya a buscar al aeropuerto cuando vuelvas?

Tratá de solucionar todo esto a tiempo para irte completamente relajado en tu viaje ¡y no tener que preocuparte por nada más que disfrutar!