Italia, la primavera y el primer amor deberían ser suficientes para hacer feliz hasta a la persona más melancólica.

Bertrand Russell

 

Italia es como la hija más linda de Europa. Sus colores, su aroma y sus paisajes la hacen simplemente irresistible.

Desde la bulliciosa Roma, con su aire imperial en cada esquina, pasando por los atardeceres en la Toscana, hasta la tranquilidad de Sicilia, donde la todas las civilizaciones del mundo parecen haber pasado: Italia no es para tibios.

Los italianos y su carácter fogoso y apasionado (en todo aspecto) son el agregado más pintoresco de todos. Y para nosotros, especialmente como argentinos, este es un destino que no pasa desapercibido en nuestra bitácora de viajes.

Playas paradisíacas, rincones secretos e historia en cada esquina. Este es un país con un poco para todos los gustos.

Y no nos olvidemos de la comida. Algunos de los mejores platos del mundo nacieron en este país de sabores variados, con una comida que nos lleva de vuelta a la infancia y a los placeres sencillos.

Viajar lento es prácticamente una obligación en este país. Italia es un abanico de sensaciones para disfrutar despacio. Como una buena pasta.