Consejos para ahorrar en hospedaje

El alojamiento es uno de los gastos fijos mas grandes (e importantes) de tu viaje. Como casi todo en esta vida, es una de esas cosas que “cuanto más linda, más cara”. Pero ojo, que hay excepciones (y varias) a esta regla.

Acá te contamos nuestros secretos para ahorrar en hospedaje cuando estamos viajando.

1 – Flexibilidad

accommodation_3
Vista desde nuestro departamento en Bruselas

Esta es la gran clave para viajar barato. La cantidad de días, la época del año e incluso los días de la semana hacen una enorme diferencia en los precios.

  • Evitá fines de semana y feriados

    Siempre que puedas, y sobre todo en lugares que ya son de por sí caros, lo mejor es ir un día de semana y evitar sábados y domingos, cuando la disponibilidad es menor y los precios suelen subir. Lo mismo se aplica para los feriados: a menos que reserves con mucha anticipación, no conviene demasiado viajar en Semana Santa, Navidad o fechas donde los precios se desorbitan.
    Si vas a ir un fin de semana, intentá quedarte la noche del domingo: la mayoría de la gente va solo viernes y sábado, es por eso que los alojamientos suelen ofrecer mejores precios para quienes se queden hasta el lunes.

  • Viajá en media temporada

    Por lo general, la temporada alta suele ser la peor época para viajar: colas interminables en todos lados, precios inflados…Es por eso que la primavera y el otoño son, en mi opinión, las mejores épocas para viajar a casi cualquier lugar. Clima favorable + precios más bajos + menos turistas = ¡viaje ideal!

  • Quedate una noche más

    ¡Siempre que el lugar lo amerite, obvio! Pero tené en cuenta que por lo general suele haber promociones cuando te quedas más de una noche, especialmente en la temporada baja.

2 – Ubicación

accommodation_4
Sol, flores y tragos en los bares de Saint Géry, Bruselas

Segunda pregunta importante al momento de elegir alojamiento: ¿dónde me quedo? Acá tenés dos opciones, y la que elijas va a depender del tipo de lugar que quieras visitar:

  • Ubicación central

    No hay sentido en hospedarte en un lugar alejado si la ciudad o zona que querés conocer no tiene buen transporte, o este es muy caro. ¡Todo lo que ahorres en alojamiento lo vas a terminar gastando en moverte de acá para allá! Por eso, una ubicación central en estos casos es esencial: nada mejor que tener todo a mano y a una distancia razonable para llegar caminando y ahorrar plata y tiempo.

  • Ubicación alejada

    Sin embargo, lo cierto es que muchísimos lugares tienen un excelente transporte y a un precio accesible. En estos casos, y siempre que el área alejada también tenga cierto encanto o sea interesante en sí misma, lo mejor es quedarse en algún lugar alejado del centro. En muchos casos esto nos va a evitar las enormes hordas de gente y nos va a permitir conocer otros lugares que quizás no veríamos de otra forma. Ni hablar de precios: estos suelen bajar muchísimo si nos vamos hacia las zonas menos turísticas.

3 – Tipo de alojamiento

Airbnb en Budapest

Este es el siguiente factor que tiene un gran impacto en el precio que vamos a pagar. Acá todo va a depender del tipo de viajero que seas y de qué comodidades estés buscando.

  • Hotel

    En nuestra opinión, una opción ya pasada de moda y con un alto sobreprecio. A menos que encuentres una promoción muy tentadora, vas a estar pagando un precio por demás alto que en otros tipos de alojamiento. Otras de las desventajas del hotel es que por lo general vas a tener que gastar dinero extra en comer afuera todos los días, lo que suele encarecer bastante el presupuesto.

  • Departamento o casa

    La ventaja de este tipo de alojamiento es, no solo la comodidad que ofrece tener un espacio entero a tu total disposición, sino también, poder hacer tu propia comida ya que tenes acceso a una cocina, lo que te permite ahorrar un poco más. Las casas o departamentos son particularmente ventajosos para familias o grupos de amigos, donde se pueden compartir los gastos y pasar más tiempo juntos, todo esto pagando mucho menos que lo pagarías reservando habitaciones de hotel para cada uno.

  • Habitación en una casa

    Acá tenés la misma ventaja de contar con una cocina, pero compartiendo los espacios comunes con el dueño de casa. Esta es una opción perfecta para parejas o dos personas que viajen juntas en casos donde el presupuesto no alcanza para alquilar una casa entera.

  • Hostel

    Una opción económica, donde además contás con espacios para cocinar y así ahorrar un poco de plata. Ojo, no piensen que los hostels son solo para jóvenes/viajeros de bajo presupuesto: los hay para todos los gustos, desde los bien “gasoleros” hasta habitaciones privadas de lo más lujosas y que nada tienen que envidiarle a un hotel. Incluso tranquilamente se pueden encontrar en un hostel los mismos beneficios que en un hotel promedio: servicio de lavandería, wifi, almacenamiento de equipaje, caja fuerte, información turística… ¡Y todo por un precio mucho mejor!
    Igualmente, la mayor ventaja del hostel sigue siendo la buena onda que suelen tener ¡y la cantidad de gente viajera como vos que podes conocer!

4 – Extras

Marvel en Paris

Cuando pagás por alojamiento no solo estás pagando una cama en la cual dormir, el precio también incluye otros beneficios (o no). Estos son los puntos principales a los cuales deberías prestar atención al momento de hacer una reserva:

  • ¿Cuál es la política de cancelación?

    Muchas veces puede que reserves algo que te convence, pero que después encuentres algo que te gusta más o tiene un mejor precio. Es por eso que la posibilidad de cancelar de manera gratuita o por un precio muy bajo es una gran ventaja.

  • ¿Qué opciones de comida hay disponibles?

    Una reserva que incluya desayuno ya es una enorme ventaja. Si estás en un hotel, fijate si tiene restaurante, cuales son las opciones y los precios. Si no hay restaurante, ¿hay lugares cercanos donde comer a un precio accesible?

  • ¿Qué comodidades están incluidas?

    ¿Wifi gratuito? ¿Transporte al aeropuerto? ¿Desayuno? ¿TV? ¿Lavandería? ¿Piscina? ¿Baño en-suite? ¿Atención las 24 horas? ¿Aire acondicionado/calefacción? ¿Heladera, microondas, máquina de café, cocina? ¿Toallas y sábanas? ¿Información turística? ¿Estacionamiento? Todo esto va a depender de tus gustos y necesidades, pero tenelo muy en cuenta al momento de reservar un lugar donde hospedarte.

5 – Otras opciones

accommodation_8
Housesitting relajado en Copenhague

Como dijimos anteriormente, el hospedaje va a depender del tipo de viajero que seas y las comodidades que estés buscando. Dentro de todas estas posibilidades hay varias opciones no tan conocidas y que sirven como alternativa a las típicas ofertas de alojamiento al momento de viajar:

  • Housesitting

    ¡Nuestra favorita! No muy conocida en Latinoamérica, pero de amplio uso en Norteamérica, Oceanía y Europa, es un tipo de intercambio con beneficio mutuo: los dueños de una casa, por lo general con mascotas, prestan alojamiento a los sitters o cuidadores de forma completamente gratuita a cambio de que estos asuman las responsabilidades de cuidar a los animales y llevar ciertas tareas de mantenimiento (piscinas, césped, correo, etc.) mientras ellos están de viaje. La idea es mantener la casa y cuidar a las mascotas como si los dueños estuvieran en casa, y a cambio vos podes conocer el lugar como si vivieras ahí ¡y cuidar perros y gatos de los que muy probablemente te vayas a enamorar!
    Si quieren conocer más de este modo de conocer el mundo cuidando casas, dense una vuelta por La Guía del Housesitting en Español de Maga y Exe, los “abanderados” argentinos de esta modalidad de viaje.

  • Workaway

    Otra alternativa para viajar sin pagar hospedaje es usar Workaway: una plataforma en línea, donde se publican trabajos temporales a medio tiempo en todas partes del mundo a cambio de los cuales se ofrece hospedaje, comida y a veces incluso una pequeña paga. Esta es una alternativa si estamos viajando de manera más “gasolera” y necesitamos ahorrarnos otros gastos además del hospedaje.
    Esta es una excelente opción para conocer gente y ver de la manera más cercana posible cómo se vive realmente en los lugares donde visitemos. Hay que tener en cuenta que no deja de ser un trabajo, por lo que conlleva ciertas responsabilidades que hay cumplir ¡pero podemos decir que es una experiencia viajera de lo más enriquecedora!
    Pueden encontrar más información en la web de la página acá.

  • Couchsurfing

    Otra opción medianamente novedosa y que se ha expandido mucho últimamente, Couchsurfing también se basa en una plataforma en línea donde los dueños de casas o departamentos ofrecen alojamiento por un par de días a viajeros que lo estén buscando.
    No se hace a cambio de nada (sí, leiste bien: hospedaje a cambio de nada) y se basa meramente en la buena onda de la gente y la confianza. Hay que tener en cuenta que suele ser solo por un par de días (¡ya que quién querría tener a alguien instalado en su casa por meses!) y si bien no se pide ningún dinero o trabajo a cambio el viajero suele agradecer de alguna manera, como algún presente, cocinando una comida, etc.
    Esta es una excelente manera de conocer gente y vivir una experiencia de generosidad e intercambio absoluto. Altamente recomendable para hacer al menos una vez.

Como ves, hay muchísimas opciones al momento de elegir el hospedaje para tu viaje, y las opciones van mucho más allá de los típicos hoteles que solían dominar el mercado hace unos años. Por lo tanto, ¡nada de poner excusas y a buscar en el mapa tu próximo destino!