Consejos para ahorrar para tu viaje

Probablemente lo más difícil a la hora de armar un viaje sea el lado financiero. Considerando que solo un pequeño porcentaje de la población de este mundo es millonaria, la plata es definitivamente el obstáculo número 1 que se puede imponer entre nosotros y el viaje de nuestros sueños.

Pero a no rendirse: hay muchísimas maneras de ahorrar para poder viajar. ¡Acá te contamos nuestras claves para juntar esas anheladas monedas!

1 – Plan de ahorro

Luces y sombras en Praga

Sí, ya sé. Suena super aburrido y parece que tu vida va a ser un embole. Pero lo cierto es que la mejor manera de juntar plata es ver en qué la estas gastando y hacer un seguimiento de lo que es necesario y lo que no. ¡Lo más probable es que te sorprendas cuando veas cuanto podés ahorrar de esta manera!

  • Ponete una meta 

    No tiene sentido ahorrar “lo que puedas” cada mes: la clave está en ponerte una meta para cierta fecha y así te podés “obligar” con cada sueldo a alcanzar ese objetivo. Sé realista y crea un plan que se ajuste a lo que ganás vs lo que necesitás.
    Lo ideal es tratar de dedicar entre un 30% y 50% de tu entrada mensual a tus ahorros (y si es más, ¡mejor!).

  • Crea un presupuesto

    Uno o dos meses antes de empezar a ahorrar hace una prueba piloto. Anotá en una planilla de Excel (o incluso en una simple hoja de papel) todos los gastos que tenés en un mes. Al final del mes agrupá los costos y asesorá en lo que estás gastando. ¿Más de X en salidas? ¿Más de Y en comida? Tratá de ponerte montos límite para cada uno de estos gastos para poder controlarlos en los meses siguientes.

  • Recordá tu objetivo

    La mejor motivación para apegarte a tu plan de ahorro es recordar cuánto querés hacer tu viaje. Imaginate subiendo a ese avión, tomando sol en una playa paradisíaca o caminando por las calles de París.
    Suscribite a blogs, cuentas de Facebook o páginas para mantener tu meta en mente. ¡Acordate todos los días que este esfuerzo que estás haciendo ahora va a rendir sus frutos en un futuro!

2 – Asistencia financiera

Entre estatuas en Maastricht, Holanda
  • Abrí una cuenta de ahorro

    Si juntás la plata en efectivo y la guardás en un cajón lo más probable (si sos como nosotros) es que la termines gastando en la primer pavada que se te cruce.
    Lo más práctico es tener una cuenta de ahorro (aparte de tu cuenta normal donde recibas tu sueldo todos los meses) adonde puedas mandar lo que ahorres cada mes. Ajustate a tu plan y obligate a transferir un monto mínimo todos los meses (¡y a no usarlo!)

  • Elegí el mejor interés

    Una de las cosas a tener en cuenta a lo hora de abrir tu cuenta de ahorro es el interés que te paga el banco por tener tu plata ahí. A veces no suele ser demasiado, ¡pero todo cuenta che!

  • Activá el débito automático

    En vez de obligarte cada mes a transferir los ahorros a tu cuenta (una sensación a veces no demasiado placentera), activá la opción de débito automático. De esta manera la plata se transfiere sola todos los meses ¡y vos ni te enterás!

3 – Cambio de hábitos

Vitrales en la Catedral de Colonia, Alemania

Este es el factor principal a la hora de ahorrar. La mayoría de la gente argumenta que no viaja “porque no me alcanza la plata”. Lo cierto es que si tenés una entrada de dinero, por mínima que sea, siempre hay cosas en las que podés ahorrar:

  • Cortá el cable: y entretenete con YouTube
  • Mudate con alguien: para compartir gastos. Incluso considerá vivir un tiempo con tus padres (otro embole, lo sé, pero una decisión inteligente si pensás todo lo que vas a ahorrar en alquiler)
  • Cortá el teléfono fijo: ¿hay alguien que no use un celular hoy en día?
  • Reducí tus facturas: abrigate un poco más dentro de casa (¡o sacate la ropa si hace calor!) y reducí lo que gastás en energía (y de paso le hacés un favor al medioambiente)
  • Dejá de fumar: y hacé la cuenta de todo lo que vas a ahorrar en cigarrillos (y en hospital)
  • Cancelá el gimnasio: y hacé ejercicio al aire libre
  • Hacé cosas gratis: no todo lo divertido tiene que ser caro. Siempre hay cosas para hacer por las que no hay que pagar: averigua que exposiciones o eventos hay gratis en tu ciudad
  • Dejá de comprar cosas de marca: las marcas genéricas también son buenas y no vas a estar pagando el doble por una etiqueta
  • Organizá planes en casa: salir a comer o tomar algo es la manera más fácil de destruir nuestra cuenta del banco. Pensá que el vino que te sale $15 en casa lo estarías pagando el triple en un bar.
  • Vendé tu auto o usalo menos: y ahorrá en nafta, seguro y patente (y taller)
  • Ahorra en el almuerzo: salir a comer todos los días en el almuerzo del trabajo es un gasto impresionante. Acostumbrate a cocinar un poco de más todas las noches y llevate la comida a la oficina.

4 – Otras maneras de juntar plata

Descanso en Viena, Austria

Tu sueldo no tiene que ser la única entrada monetaria que tengas. Buscá otras maneras de tener un ingreso y así aumentar tus ahorros. Acá van algunas ideas:

  • Alquilá una habitación

    Poné alguna habitación libre de tu casa en alquiler, ya sea para estudiantes si vivís en alguna ciudad universitaria o para viajeros, en plataformas como Airbnb o Holiday Lettings.

  • Vendé tus cosas

    Es muy probable que tengas miles de cosas que no usás: hace un inventario de todo lo que tengas ¡y vendelo! Páginas como Ebay o Mercado Libre son muy útiles para esto o también podés probar con ferias y mercados de segunda mano.

  • Crea tu propio emprendimiento

    ¿Hay algo que sepas hacer y que creas que puede serle útil a la gente? ¡Vendelo! Esto puede ser desde hacer velas o jabones, hasta crear ropa o accesorios, brindar servicios de jardinería o decoración… No solo vas a juntar más plata ¡sino que vas a hacerlo con algo que disfrutes!

Nada en la vida es gratis: pero si viajar es realmente tu sueño hay muchísimas maneras de lograrlo. Solo es necesario tomártelo en serio y hacer que sea una prioridad. Y así el viaje de a poco va a dejar de ser un sueño para ser una realidad.