Otras ciudades: Amberes

Con una población de medio millón de habitantes y uno de los puertos más importantes de Europa, Amberes es la segunda ciudad más grande de Bélgica.

Si bien el tamaño y el tráfico dan cuenta del tamaño de la ciudad, el ritmo de Amberes de a ratos recuerda al de un pequeño pueblo. Acá hay callecitas escondidas, tranvías lentos y barcos que navegan despacito por el río Scheldt.

Amberes es conocida por ser cosas muy variadas. Capital mundial de la moda, epicentro de la venta de diamantes (véase Snatch) y hogar de una de las estaciones de trenes más lindas del mundo.

Si andás cerca, te recomendamos que pases al menos un día en esta ciudad. Estos son algunos de los secretos que tiene para ofrecer:

1 – Relajate en la tranquilidad del jardín botánico

botanico amberes

En medio el bullicio de la ciudad se encuentra el Den Botaniek. Este jardín botánico fue creado en 1825 y cubre un área de casi una hectárea sobre la Leopoldstraat.

Hogar de más de 2000 plantas, un lago de peces koi, y una colección de cactus impresionante, es un oasis en el medio de Amberes. Está abierto todos los días, ¡y es gratis!

2 – Visitá el castillo de los gigantes

gigantes amberes

El Castillo ‘T Steen es el edificio más antiguo de Amberes. Así es que ha sido varias cosas a lo largo de la historia. Un fuerte, una prisión, un museo, y actualmente un teatro.

La leyenda cuenta que en este castillo vivían dos gigantes. Uno era Druoon Antigoon, que cobraba impuestos a los que quisieran navegar por el río. Como a los habitantes no les gustaba esto, un soldado romano, Silvius Brabo, le corta un día la mano al gigante y la tira al Scheldt. “Tirar una mano” en holandés se dice “Hand werpen”. Se dice entonces que de ahí nació el nombre de la ciudad: Antwerpen, en holandés. Hoy en día podés ver la estatua de Brabo, a punto de tirar la mano, en medio de la plaza del Grote Markt.

El otro gigante era Lange Wapper, que solía asustar a los borrachos y ladrones de Amberes. Para esto mutaba en formas diversas como un gato o una mujer. Su estatua está en la puerta del castillo.

3 – Descubrí los callejones ocultos

callejones amberes

A solo media cuadra de la imponente Catedral de Amberes, sobre la Oude Koornmarkt, se esconde el callejón Vlaeykensgang. Sí, lindo para pronunciarlo.

Con una entrada de solo un metro de ancho, es un poco difícil encontrarlo, pero vale la pena. Este es otro pequeño oasis en medio de la gran ciudad.

En los años 60 casi se convierte en un estacionamiento para autos por decisión del municipio. Pero por suerte los antuerpienses decidieron conservarlo.

Hoy en día alberga uno de los restaurantes más famosos del mundo. Este es el de Sir Anthony Van Dyck, que renunció a las dos estrellas Michelin que le dieron. Pero si no te alcanza para un plato de esta categoría no te preocupes. Podés probar el Thofke, con comidas por la módica suma de 15 euros…


¿Te gusta esta publicación? ¡Guardala en Pinterest!

Amberes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *