Por qué somos el antitour

Porque viajar es descubrir. Es adentrarse en lo desconocido.

Porque el verdadero viajero no sigue ni modas, ni tendencias.

Porque dejamos los mapas y nos perdemos en los senderos más apartados.

Porque una ciudad no son sus turistas sino sus habitantes.

Porque la mejor manera de conocer un lugar es sentirse parte de él.